¿Qué es y cómo invertir en el S&P 500?

El índice del S&P 500 es uno de los principales índices del mundo. Gracias a sus características de liquidez y volatilidad este índice es tomado como instrumento referente y permite estrategias de todo tipo; tanto la inversión a largo plazo con el trading más agresivo. Por esta razón, puede resultar de tu interés descubrir sus características, componentes y los medios que tienes a tu alcance para invertir en él.

¿Qué es el S&P 500?

El Standard & Poor’s 500 Index (índice del S&P 500) es uno de los principales índices del mercado de valores de Estados Unidos. Sin embargo, no se trata de un índice más, puesto que está considerado como el mejor y más representativo de las acciones de gran capitalización bursátil del mercado estadounidense. Es ampliamente seguido por fondos de todo tipo y actúa como referencia de la economía mundial.

Su historia se remonta a 1923, cuando la famosa compañía de calificación de riesgo y servicios financieros Standard & Poor’s lo diseñó y lo comenzó a implementar como un indicador del comportamiento del mercado. En sus orígenes estaba integrado por 233 acciones de empresas. No fue hasta 1957 cuando se construyó el índice con 500 compañías, comenzando a funcionar tal y como lo hace hoy en día.

Como podrás deducir, el índice S&P 500 debe su nombre a la empresa Standard & Poor’s y el número hace referencia a la cantidad de acciones que lo componen.

¿Cómo se compone el S&P 500?

Así pues, el S&P 500 está compuesto por las 500 empresas más capitalizadas (de más valor) del mercado de Estados Unidos. Aunque, en realidad, existen 503, pero hay empresas que cotizan en distintas clases.

En realidad, es un comité el que acaba decidiendo que empresas entran y salen del índice Standard & Poor’s 500. Para ello, tienen en consideración los siguientes criterios:

  • La capitalización bursátil: si no es mayor a los 14,6 mil millones de dólares, una empresa no puede formar parte del índice (esta cifra cambia, se encuentra actualizada a marzo de 2022).
  • La liquidez: el volumen de acciones negociadas por mes debe ser de un mínimo determinado (el último dato es de 250.000 acciones, aunque la cifra exigida puede cambiar).
  • Localización del domicilio fiscal: deben cotizar en el mercado oficial de Estados Unidos. Del mismo modo, el 50% de sus activos y ventas deben estar en este país.
  • Antigüedad: las compañías deben haber cotizado en la bolsa como mínimo un año.
  • Capital flotante: al menos un 50% del capital flotante debería estar en manos del accionariado.
  • Viabilidad económica: deben tener beneficios positivos en los 4 trimestres consecutivamente anteriores.

NOTA: El capital flotante es la parte del capital de una compañía cotizada que no controlan los accionistas de referencia y que, por lo tanto, es negociado en bolsa. En principio, las empresas con mayor capital flotante ofrecen a los minoritarios más posibilidades de participar en las decisiones societarias y mayores posibilidades de liquidez.

¿Cuáles son las principales acciones del S&P 500?

La importancia que cada una de las empresas tiene o la ponderación depende de su capitalización de mercado. Las diez principales empresas del S&P 500 son:

  1. Apple Inc
  2. Microsoft Corp
  3. Amazon Inc
  4. Tesla Inc
  5. Alphabet Inc A
  6. Alphabet Inc C
  7. Berkshire Hathaway B
  8. Unitedhealth Group Inc
  9. Jhonson & Jhonson
  10. Exxon Mobil Corp

En cuanto a su distribución sectorial, está compuesto principalmente por empresas de tecnología de la información (27,3%), cuidados de la salud (14,1%), consumo discrecional (11,4%) y servicios financieros (10,9%).

NOTA: datos actualizados a 31 de agosto de 2022.

¿Cómo se actualiza el S&P 500?

Los ajustes o rebalanceos del índice se llevan a cabo trimestralmente, en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre. Esto quiere decir que cada tres meses se revisa el índice para establecer los cambios oportunos.

Ahora bien, el cálculo del valor se realiza en tiempo real y se calcula en diferentes divisas.

¿Cómo invertir en el S&P 500?

Ahora que ya sabes qué es el S&P 500, para qué sirve, sus características y como se lleva a cabo su composición, pasamos a la parte de este artículo que quizá te resulte más interesante, como invertir en él.

Acciones individuales del índice

Lógicamente, la primera forma que tienes para invertir en el S&P 500 es creando una cesta con algunas de las empresas que lo componen, por ejemplo, con las 10 de las 500 empresas más capitalizadas que te he mostrado anteriormente. Pero, aún así, es complejo. Requiere que inviertas según la ponderación que tiene cada una de ellas en el índice y que realices ajustes en cada uno de los rebalanceos trimestrales.

No es algo factible para el inversor particular ya que requiere un volumen de capital importante. No obstante, puede ser factible para inversiones orientadas al largo plazo (ir construyendo la cesta poco a poco).

Fondos de inversión de renta variable USA

Un fondo de inversión es un patrimonio conjunto, administrado por un gestor profesional que invierte según una determinada estrategia conocida por los partícipes (inversores que tienen participaciones en el fondo).

Así pues, existen fondos de inversión que toman exposición al mercado de valores de Estados Unidos y te ofrecen una cartera diversificada. Sin embargo, el gestor puede decidir qué instrumentos financieros entran y salen del fondo en función de sus criterios pero siguiendo la estrategia del fondo. Por lo tanto, lo más probable es que no reproduzca al índice fielmente, aunque invierta en acciones de la bolsa de valores de Estados Unidos.

Fondos indexados

Se trata de fondos de inversión cuya estrategia consiste en reproducir el comportamiento de un índice. El gestor tiene varios mecanismos para reproducir el comportamiento del índice:

  • Realizar una compra física de todas las acciones y en la misma ponderación. Después, simplemente se llevan a cabo los ajustes oportunos en función de los rebalanceos periódicos.
  • Replicar al índice mediante el uso de derivados financieros.
  • Tomar un muestreo de acciones. Es decir, descartar acciones del índice que tengan poca influencia en su evolución. Normalmente, esta estrategia se lleva a cabo cuando el índice está compuesto por miles de acciones y algunas de ellas son poco líquidas, pero no es el caso del S&P 500.

La cuestión es que, si tu situación financiera no te permite comprar todas las acciones individualmente, al invertir en un fondo indexado al S&P 500 obtienes participaciones de una cesta que lo reproduce.

No obstante, la operativa con fondos de inversión sigue siendo lenta para operar en el corto plazo. Si decides comprar participaciones tendrás que esperar unos pocos días para que se liquiden y las tengas en tu poder. La venta o reembolso también puede tardar hasta unos 3 días.

ETFs indexados al S&P 500

Los ETFs (Exchange Traded Funds) son un producto híbrido entre los fondos de inversión y las acciones de bolsa. En realidad, son fondos de inversión, pero sus participaciones cotizan en una bolsa de valores tal y como si fuesen acciones de empresas. De esta forma, tienes la posibilidad de comprarlas y venderlas fácilmente, lo cual te permite llevar a cabo una operativa de trading con el S&P 500.

Aunque existen ETFs de gestión activa, la mayor parte de ellos son de gestión pasiva (tienen como estrategia reproducir el comportamiento de un índice) y, por supuesto, existen varios de ellos que toman al S&P 500 como referencia. Por ejemplo, el Vanguard S&P 500 ETF.

Derivados financieros

El Standard & Poor’s 500, además de ser un importante indicador del comportamiento del mercado, también sirve como subyacente, de donde surgen una gran cantidad de derivados financieros (futuros, opciones, CFDs, etc.).

Se trata de instrumentos complejos, que siguen la evolución de su activo subyacente, pero que utilizan apalancamiento financiero. Son especialmente útiles para el trading a corto plazo, especialmente cuando se trata de un activo tan líquido como el S&P 500.

Desarrollar una operativa de trading a corto plazo es una actividad que puede estar al alcance de cualquiera, puesto que el capital exigido no es elevado. Pero el apalancamiento implica un riesgo a perder tu dinero. Por ello, lo más probable es que se te haga una advertencia de riesgo cuando abras la cuenta de derivados con un bróker. Si el bróker tiene sede en la UE, es seguro.

Debido a los riesgos de pérdidas, es necesario aprender a analizar los mercados y manejar el capital con maestría cuando se utilizan los derivados financieros. Tomar una decisión de comprar o vender debe responder a un fundamento. Normalmente, los traders analizan el comportamiento del precio utilizando como herramienta un gráfico de cotización, pero es necesario comprender las señales y el contexto del mercado.

¿Por donde empiezo pues?

Si tienes intención de realizar trading con el S&P 500 puedes ponerte en contacto conmigo y te mostraré técnicas de análisis técnico avanzadas, tales como el volume profile, los markets internals y el order flow. Este tipo de análisis es utilizado en entornos profesionales y, con toda seguridad, te resultará útil.

Apúntate a la newsletter

Somos ya más de 800 suscritos. Recuerda, lo mejor lo dejo para la newsletter. No olvides apuntarte si quieres recibir historias, análisis y consejos cada semana y ahorrarte búsquedas en Google.

👇